La biomasa es la energía más ecológica y económica que puedes utilizar en tu casa. El motivo es porque constituye un residuo directo del proceso biológico de la naturaleza.

Se genera de manera muy simple. Las plantas, a través de la fotosíntesis, captan la energía solar y la transforman en energía química. Y de esa manera la conservan en su interior. Después, esa misma energía se transmite a los seres vivos que se alimentan de esas mismas plantas para crear, de ese modo, una cadena alimentaria que va generando residuos orgánicos. De la descomposición de todos esos residuos surge la biomasa.

Por esa razón también se le denomina bioenergía. Porque, a diferencia de otras energías convencionales como el gas y el gasoil, la formación de biomasa sigue un proceso completamente limpio y ecológico.

El empleo de biomasa como energía renovable para la producción de calor o de electricidad en el hogar aporta múltiples ventajas, tanto de conservación del medio ambiente como en rentabilidad para el usuario.

Veamos los aspectos más destacables de su uso.

Las 8 Ventajas más Importantes de la Biomasa

Reducción de la contaminación

Es conocida la necesidad de reducir las emisiones contaminantes a la atmósfera. Recordemos que el dióxido de carbono es el principal causante del efecto invernadero que tanto perjudica al medioambiente. Las administraciones son cada vez más sensibles frente a ese tema y están creando normativas para favorecer y subvencionar las instalaciones de energía que empleen combustible ecológico.

La ventaja de la biomasa para su empleo en calefacción y agua caliente es que, a diferencia de los combustibles fósiles, su producción no contamina ni destruye la capa de ozono. Su generación de gases contaminantes es nula porque emite CO2 neutro, y es exactamente el mismo que absorbió la planta durante su crecimiento. Y esta es una de las ventajas más importantes frente a los hidrocarburos derivados del petróleo. La biomasa es una energía limpia.

La rentabilidad está garantizada

Aunque la inversión inicial en una caldera de biomasa es superior a las de gas o gasoil, rápidamente se empieza a amortizar, porque nos vamos a ahorrar las facturas mensuales que tendríamos que pagar por los combustibles convencionales.

El motivo es que la biomasa emplea un combustible sólido mucho más económico que el gasoil, así que en poco tiempo habrás recuperado esa inversión económica inicial. Y podrás dejar de preocuparte por la constante subida de precios de los productos derivados del petróleo.

Concede una buena calificación energética a tu inmueble

Respecto al certificado de eficiencia energética, obligatorio para vender o alquilar un inmueble, las instalaciones con calderas de biomasa son una garantía para obtener la mejor calificación posible.

En la calificación energética es determinante la cantidad de emisiones de CO2 que las instalaciones de calefacción y electricidad expulsan a la atmosfera. Por eso, así como el gasóleo o la electricidad se citan como combustibles contaminantes y provocan calificaciones deficientes, la biomasa  permite obtener la mejor puntuación para tu vivienda o inmueble, al no emitir sustancias tóxicas al medioambiente.

Constituye una fuente de energía inagotable

España tiene importantes recursos en biomasa forestal y sólo se utiliza una parte mínima. Decimos que es una fuente de energía inagotable porque su producción es continua año tras año.

Las plantas, los animales y los seres humanos generamos constantemente residuos orgánicos en un ciclo sin fin, por lo que cada año, especialmente en la época de poda, se vuelve a renovar la biomasa forestal. Y a ésta le debemos sumar la biomasa de origen animal y la procedente de los residuos urbanos o industriales.

Se mantiene el bosque limpio y se reduce el riesgo de incendios

La biomasa es, posiblemente, la energía renovable que más aporta al cuidado y preservación de los montes.

Permite reducir el deterioro medioambiental y favorecer la repoblación forestal. Contribuye a limpiar la maleza generada y a mantener la regeneración de las especies arbóreas, reduciendo los problemas de erosión y desertificación.

Además favorece las labores de extinción de incendios por eliminar la maleza, las ramas caídas y las hojas secas.

Seguridad y garantía en los precios

Los combustibles fósiles cada vez se encarecen año tras año. El precio del gas natural se incrementa un 4% anual, mientras que el del gasoil registra subidas de un 10%.

En este sentido, el precio del pellet empleado en las calderas de biomasa es mucho más competitivo, y sus subidas son prácticamente despreciables. Por esa razón, en pocos años habremos ahorrado más dinero de lo que nos costó adquirir la caldera. De ahí que su rentabilidad esté garantizada.

Se disminuye la dependencia energética del exterior

Otra ventaja del precio de la biomasa es que no depende de mercados internacionales, como sí sucede con los combustibles fósiles como el gas, el carbón y el petróleo.

La biomasa es un combustible autóctono, lo que significa que evitamos depender de fuentes de energías ajenas de países terceros con situaciones políticas inestables, que pueden subir o bajar precios del combustible sin que podamos hacer nada por evitarlo.

La biomasa permite tener asegurada la fuente de energía para tu casa, y con la confianza de unos precios contenidos que no dependen de los mercados externos.

Se genera empleo en el medio rural

Un factor importante es que la industria de la biomasa contribuye a impulsar el desarrollo económico local, generando nuevos puestos de trabajo en el mundo rural. El motivo es que tanto la recogida de la madera como el traslado de los pellets a tu silo se realizan en un entorno cercano a tu domicilio, y por empresas de la región.

Conclusión

Para finalizar, podemos decir que las calderas de biomasa constituyen una fuente de energía segura y duradera que trabaja con altos rendimientos. Nos permite ahorrar dinero y disfrutar de más horas de calefacción a un coste más económico que el de las calderas tradicionales.

Y si a esto le sumamos las ayudas que conceden las administraciones para implantar esta tecnología, podemos decir que la biomasa es la energía que mejor futuro presenta en la actualidad.